Blogia
MIAULA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

AMOR A LAS MARCAS.

La marca es un signo distintivo de un producto en el mercado, la imagen de marca, es una construcción simbólica creada dentro de las mentes de las personas y consisten en toda la información y expectativas asociadas con el producto o servicio. Una marca es por lo tanto uno de los elementos más valiosos en el tema de publicidad, como lo demuestra lo que el dueño de la marca es capaz de ofrecer en el mercado, que actualmente se ha ampliado de una forma desmesurada.

Con la globalización, las personas nos vemos en profundo contacto con muchas marcas que compiten por el mercado, por ende existe una gran variedad de alternativas de compras y servicios, por lo que se hace necesario establecer una serie de parámetros que cumplan con las exigencias  de todos los consumidores, en búsqueda de su lealtad, fidelidad hasta llegar al enamoramiento total, para llegar a obtener una gran participación en el mercado, que acarree ganancias. Es por esta razón que muchas empresas se están centrando en su marca. Pero a la vez, Las marcas están perdiendo fuerza debido a que muchas ya no tienen suficiente credibilidad, porque el mercado está muy manipulado, y ha sido degradado por las culturas locales. Por otra parte, las marcas no pueden reflejar lo que la sociedad no es. Los vendedores deben ser cómplices en el rescate de la identidad más profunda de las empresas y las marcas son el reflejo de eso.

Para fortalecer las marcas en la industria se crea, Lovemark que es una filosofía que se ha definido como un posicionamiento que va mucho más lejos de la razón (va más allá del top of mind), llega a la mente y al corazón del consumidor generando una conexión, un gran vínculo que logra crear una lealtad y comunicación incondicional con la marca permitiendo así que las marcas sobrevivan con el tiempo. El termino es acuñado por Kevin A. Robert que es CEO Mundial de Saatchi  & Saatchi y autor del libro "Lovemarks: The Future Beyond Brands" en el que se expone esta técnica.

 De acuerdo a esta técnica un Lovemark debe cumplir cinco características:

  1. Ser una oportunidad para fortalecer la marca.
  2. Conectar las variables: compañía, gente y  marca.
  3. Infundir lealtad más allá de la razón.
  4. Pertenecer a los consumidores siempre y desde su origen.
  5. Ser el motor principal de la empresa, siendo el generador de ganancias más significativo.

De acuerdo a Kevin Robert, el Lovemark se basa en tres ingredientes claves:

  • Misterio. Debe conservar algo oculto, grandes historias: pasadas, presentes y futura; intrigar, inspirar (iconos).
  • Sensualidad. Utilizar los sentidos (vista, olfato, tacto, gusto, oído)
  • Intimidad. Empatía, comprometerse con el consumidor y actuar con pasión.

La armonización de esos tres elementos son los que permiten hacer un “branding emocional”, en donde las marcas buscan desplazarse del concepto racional a uno que es más sentimental (depende del temperamento del consumidor).

A partir del amor y el respecto, la relación consumidor y marca se explica con el siguiente cruce de variables:

  • Si el amor es bajo y el respeto es bajo, es un simple producto.
  • Si el amor es bajo pero el respeto es alto, es una marca.
  • Si el amor es alto y el respeto es bajo, causa furor, es algo pasajero (fads).
  • Si el amor es alto y el respeto es alto, es un Lovemark.

El lovemarks es una manera interesante de revivir la marca, de posicionarla de una u otra manera en la mente del consumidor y que ella misma pueda brindar seguridad, satisfacción y compromiso de protección. Brindándole a través del tiempo una fuerza diferenciadora en comparación con las demás opciones del mercado  en donde la competencia por participación de mercado es aún más agresiva que en años anteriores sin importar la naturaleza del  producto.  Se le debe dar un valor único y diferenciador a la marca, características que la beneficie y permitan atacar las emociones del usuario. Para promover así el enamoramiento, que se traduzca a la preferencia por una marca en especifico. Se debe tener claro la diferencia entre vender mercancía y estimular una relación de amor que sea duradera, llena de lealtad y confianza; que se vea reflejada en las ventas finales, puesto que permiten construir experiencias capaces de crear lazos emocionales de larga permanencia con sus consumidores.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres